viernes, 19 de julio de 2019

Mi expericiencia gastronómica en Myanmar



Confieso que antes de iniciar este viaje pensé que poco más que arroz comería durante el mismo, afortunadamente me equivoqué. 



Los diferentes platos que probé durante mi estancia en Myanmar me sorprendieron muy gratamente y sólo en una ocasión me resultó imposible comer uno de ellos, con anécdota incluida que contaré más adelante.



Pocos son los platos propios del país pero sus vecinos chinos, tailandeses e indios han dejado muchas y buenas recetas que en ocasiones han permanecido inalterables y en otras han modificado creando lo que se llama cocina fusión.



Normalmente las comidas comienzan con una sopa que en la mayoría de las ocasiones es de verduras, siempre nutritivas, sabrosas y muy variadas, de verduras, de lentejas, de calabacín…, y que a pesar de los 33º se dejaban comer muy bien .Merece una mención especial, la mohinga, una sopa de fideos de arroz y pescado que se suele tomar como desayuno, está casi considerada como el plato nacional por excelencia. A excepción de una de ellas todas me encantaron.


Como he comentado, hubo una sopa que me produjo un gran rechazo, el intenso sabor pero desagradable, las “cosas” que no podía identificar y el picante, mi paladar fue incapaz de tomar más de dos bocados. Sucedió en Mandalay  en un restaurante que nos había recomendado nuestro guía y que estaba lleno hasta la bandera de locales disfrutando de su comida, era un BBQ (Barbacoa), el caso es que sin pedirlo y a modo de cortesía sirven una sopa nada más sentarse en la mesa, cuando la camarera se acercó y vio que mi taza estaba llena me preguntó si no me había gustado, intenté ser amable y le respondí que era excesivamente picante para mí, pues bien, no tardó ni dos minutos en traerme otro cuenco pero sin picante, lo mejor es que se quedó al lado de la mesa hasta que comencé a comerla, y conste que tardé un buen rato ya que el ataque de risa era incontrolable, como pude tomé un sorbito e intenté esconder el resto entre las botellas y las servilletas. Solo por las risas ya mereció la pena ir a ese restaurante.



El arroz es el otro plato omnipresente, no importa lo que pidas, siempre aparecerá alguien con un bol de arroz. 

Los platos de vegetales nunca faltan en ninguna comida, con unos u otros ingredientes (coliflor, zanahoria, berro de agua, judías, nabos, repollo, cebolla…) y siempre con ese toque crujiente que tanto me cuesta lograr, este era uno de mis favoritos.





Las tempuras tanto de verduras como de pescado eran realmente espectaculares, hasta llegamos a tomar una especie de tortillitas de camarones que estaban deliciosas.




Con respecto a las carnes, pollo y ternera nunca faltaban, el cordero es bastante caro y no suele aparecer en las cartas. Se cocinan en wok con una base de ajo, acompañado de verduras, cacahuete o anacardos y muchas especias de diferentes tipo.


El río Irrawady que atraviesa el país proporciona diferentes y variados pescados que suelen cocinar fritos, desde mi punto de vista el pescado estaba demasiado cocinado y quedaba seco, pero si valoro mi salud casi era lo mejor.


Los noodles, plato chino, con verduras, gambas o carne también nos acompañaron en muchos momentos. Allí es muy común tomarlos en sopa como desayuno.




Con respecto a la bebidas, mi favorita fue la cerveza Myanmar, fresca y suave. El té, herencia británica es muy bueno, aunque mi baja tolerancia a la teína no me dejó disfrutarlo tanto como quisiera.  Para después de las cenas un Ron sour, coctel compuesto de ron, lima y miel. 




Las salsas no excesivamente picantes tenían una presencia importante en la mesa, cómo las combinas con los diferentes platos que te sirven queda a tu libre elección.


Una de las comidas fue en un restaurante chino en donde pude comer un pato laqueado que fue de lo mejor.




Unos de los días nos ofrecieron patatas fritas con gambas, tan extraña nos pareció la mezcla que lo pedimos y para nuestra sorpresa estaba muy bueno.


Los aperitivos típicos son garbanzos y habas fritas, sésamo y verduras especiadas, destaca la ensalada de hojas de té fermentadas que ligeramente picantes tienen un sabor muy interesante.



Los postres, en la mayoría de las ocasiones eran frutas, pero qué sabor y qué matices! Todas sin excepción me gustaron.
 


El último día no fuimos capaces de resistirnos y cenamos en el restaurante “Oleo” del Meliá Yangon donde nos alojamos durante nuestra estancia. Es el ùnico restaurante de cocina mediterránea de la ciudad y está de jefe de cocina un chef español. Las fotos lo dicen todo.




En futuras entradas os hablaré de los mercados, de los vinos, del pan y de una clase de cocina a la que asistí en Yangon, pero tiempo al tiempo que procesar todas las fotos y videos me va a llevar mucho. De momento espero que hayáis salivado un poquito con estas fotos. 


Y ya os voy contando que amenazo con algunos platos con setas inspirados en esta experiencia.


Imprimir artículo

domingo, 23 de junio de 2019

Ensalada fría de Morchellas, tomates y zanahorias


Con la llegada del calor nos apetece comer platos frescos pero no por ello tenemos que renunciar a nuevas y sabrosas propuestas. Además es un momento fantástico para rescatar las setas que tenemos en nuestras despensas. 

La propuesta de hoy es sencilla y muy adecuada para tener preparada con antelación de tal forma que sólo tengamos que montar el plato minutos antes de comer. 




Ingredientes:

  • Morchellas
  • Tomates cherry
  • Zanahorias
  • Caldo de carne
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de vino
  • Bovril o caldo concentrado de carne
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Tomillo limón


 

Elaboración:

1.- Rehidratamos las Morchellas en agua fría durante una hora. Escurrimos y secamos.

2.- En una cacerola con un poco de agua salada, pimenta en grano y una cucharada de Bovril o caldo concentrado, cocinamos las setas durante unos seis minutos. Retiramos del agua y dejamos enfriar.

3.- Mientras habremos pelado las zanahorias y cortado en forma de bastones. Cocinamos en el mismo caldo que las Morchellas durante diez-doce minutos. Sacamos y reservamos.

4.- En un recipiente mezclamos un poco de aceite de oliva, una cucharada del caldo en el que hemos cocinado las setas y las zanahorias, unas gotas de vinagre y sal. Batimos bien para mezclar todos los ingredientes.

5.- Cortamos los tomates por la mitad.

6.- Montamos el plato con las Morchellas, zanahorias y tomates. Cubrimos con la salsa elaborada y decoramos con unas hojas de tomillo. Servimos frío.




 

Imprimir artículo