sábado, 25 de septiembre de 2021

Reflexiones otoñales 21. Buenas prácticas en el bosque

Buenas prácticas en el bosque

Gracias a las lluvias de las últimas semanas parece que tendremos una muy buena temporada de setas, algunos de los consejos que aparecen en esta entrada ya han sido recogidos en otras, considero que era importante agruparlos y recordarlos.

El orden que ocupan no es importante y se podría alterar sin ningún problema.

1.  Usa siempre cesta para recolectar setas, las bolsas de plástico son un peligro no sólo para el medio ambiente, sino también para el mantenimiento y tiempo de duración de las setas.


2.  Emplea una navaja para desenterrar los ejemplares. Cubre con hojas el lugar para dañar lo menos posible el micelio.

3. Nunca recolectes más de dos o tres ejemplares cuando quieras identificar, si resultan ser comestibles siempre puedes regresar a recogerlas, si son para estudio serán más que suficientes y el resto se queda en el bosque realizando su función.

4.  Jamás se deben recoger setas para consumo si no se está seguro al mil por mil.

5. Recolecta sólo lo necesario, habrá  muchas probabilidades de tener que tirar a la basura parte de lo recolectado y, además privarás a otros de disfrutar de su afición. 

 

6. Nada más llegar a casa repasa todos los ejemplares y ante la menor duda no consumas.

7.  Realiza parte de la limpieza in situ, poros viejos y partes no comestibles estarán mejor en el bosque.

 

8. No presumas en exceso de tus recolecciones en RRSS, puedes recibir muchas felicitaciones pero también granjearte muchas críticas, fotografías de muchas cajas, cestas y maleteros llenos de setas cada vez están peor visto, piensa que no aportan nada y sólo transmiten de ti presunción y prepotencia. Es mejor una sola cesta bonita o un par de ejemplares bien fotografiados.

9.  Cuando quieras que alguien identifique una seta a través de una fotografía, tarea ardua y muy difícil, haz fotos del sombrero, pie, himenio y volva. En muchas ocasiones también será necesario hacer un corte sagital para saber si cambia de color en todo o en parte y qué color adquiere. Describe el lugar en dónde la has encontrado. 

10.No confíes en cualquier tipo de identificación en RRSS, he leído auténticas tonterías, aunque si eres observador, enseguida sabrás de quién te puedes fiar en cada grupo.

11. No es mejor el que más recolecta, sino el que trata y cuida mejor el medio ambiente. La abundancia de hoy puede ser el hambre de mañana.

12. Cuida el bosque, no dejes tu basura, si puedes llevar una botella agua llena en la mochila, también puedes traerla de regreso. Pocas cosas hay más desoladoras que dar un paseo por el campo y encontrarlo lleno de porquería.

 

13. Intenta aprender poco a poco de los que saben más que tú, ve a Asociaciones, compra libros, estudia y no decaigas, es lento pero lo más importante es hacerlo seguro, la satisfacción que adquirirás con los conocimientos acumulados son muy superiores a un buen plato.

14. La pregunta típica y tópica de algunos de los que comienzan es... ¿Se come?... Piensa antes de hacerla, hay personas que llevan muchos años estudiando y esforzándose para aprender y les molesta que el interés sobre la micología sea simplemente el culinario. Aunque parezca lo contrario, yo misma he dedicado muchas horas, esfuerzo e incluso dinero en libros y cursos con el objetivo de aprender no sólo las que se comen, ya que es más importane aprender a distinguir bien las que NO se comen. A día de hoy me queda muchísimo por aprender pero las ganas e interés siguen siendo los mismos que al principio.

15. No olvides que un consumo excesivo puede ser dañino para tu cuerpo, unas pocas son más que suficientes para enriquecer cualquier plato.

16. Por último y más importante, DISFRUTA de tus paseos por el bosque, de la gente que conocerás a través de esta afición, del orgullo de contribuir al cuidado de tú entorno y por supuesto, disfruta también compartiendo con tus amigos y familia esas espléndidas recolecciones, no acapares más de lo necesario, recuerda que los mejores momentos los vivirás cuando COMPARTAS.


 

 Imprimir artículo

jueves, 26 de agosto de 2021

Laetiporus sulphureus al ajillo

Por estas fechas, fiel a su cita aparece esta seta (Laetiporus sulphureus) sobre un tronco de roble que fue cortado hace muchos años. Durante mi visita anual, además de disfrutar de su color y forma, con esmero y cuidado corto un trocito para cocinar, el resto allí se queda para que continúe haciendo su función. La receta de este año, es simple y sencilla pero no por ello menos sabrosa. 


Ingredientes:

  • Laetiporus sulphureus
  • Ajo
  • Aceite
  • Guindilla
  • Sal



Elaboración:

1. Limpiamos bien la seta y la partimos en trozos pequeños.

2. Ponemos aceite a calentar. Pochamos los ajos laminados.

3. Añadimos la guindilla y las setas. Dejamos cocinar hasta que esté blanda.

 


Imprimir artículo