sábado, 14 de noviembre de 2020

Tosta de pan de Cea, queso de Arzúa y setas

En pocas ocasiones  he mezclado tal cantidad de especies diferentes en un solo plato, pero en esta ocasión y tras haber tenido una recolecta tan variada, pensé en hacer la madre de todas las tostas, jajaja.

Para mí, siempre ha sido un recurso rápido y sencillo para comer rico pero sin mucho lío, algo sin demasiadas complicaciones y es justo lo que se necesita después de una larga mañana de monte. El resultado a la vista está, apetitoso y sabroso.

He usado un sabrosísimo pan de Cea y queso de Arzúa, ambos ideales  para este tipo de elaboración, queso de Arzúa, seguro que ya lo podéis encontrar en muchos lugares y de no ser así, pensad en un pan y queso que se adapten bien, mucha miga en el pan y buen fundido en el caso del queso. No os quedará igual pero se acercará.

Las setas, las que encontréis, respetando los tiempos de cocción de cada una de ellas y si no hay silvestres siempre podréis recurrir a las cultivadas. 


 

Ingredientes:
  • Pan de Cea
  • Queso de Arzúa
  • Setas silvestres
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta



Elaboración

1. Lavamos muy bien las setas, escurrimos y dejamos secar. He usado Lactarius deliciosus, Hydnum repandum, Laccaria amethystina, Lepista nuda, Craterellus tubaeformis,  Cantharellus cibarius y Boletus edulis.

2. Cocinamos las setas en un poco de aceite de oliva por separado, dando el tiempo que necesita cada una de ellas, el Hydnum tardará más que las C. tubaeformis o las Lacaria. Tenedlo en cuenta para que no se pasen de punto. Salamos al gusto.

3. Cortamos el pan retirando la corteza y tostamos ligeramente.

4. Colocamos sobre el pan el queso, introducimos en el horno y esperamos a que se funda.

5. Sacamos el pan del horno, ponemos las setas encima y regamos con un poco del jugo que han soltado  durante el cocinado.

6. Finalmente solo nos queda  disfrutar de un bocado deliciosamente maravilloso con todo el sabor a bosque que os podáis imaginar. 


 

Imprimir artículo