sábado, 19 de diciembre de 2020

Ñoquis en salsa de queso con Trufa de invierno.


Una nueva y sabrosísima receta elaborada con las Trufas que me ha regalado Nachete. Un plato contundente y que a pesar de tener varias elaboraciones no te llevará más de media hora tenerlo en la mesa totalmente listo para degustar. Anímate, versiona y no olvides compartir. 


 

Ingredientes:

  • Ñoquis
  • Trufa (Tuber melanosporum)
  • Quesos variados. He usado quesos gallegos (Tetilla, Galmesano, Arzúa). Podéis adaptar a vuestro gusto.
  • Ajo machacado
  • Mantequilla
  • Nata
  • Pimienta
  • Tomates cherry
  • Sal
  • Hierbas aromáticas

Elaboración:

1. Cocemos los ñoquis en abundante agua salada. Cuando floten es el momento de retirarlos, el tiempo medio es de tres minutos.

2. La salsa de quesos. 

  • Rallamos los quesos y reservamos.
  • Ponemos en una sartén un trozo de mantequilla, añadimos el ajo machacado, cuando esté tomando color agregamos los quesos.
  • Cocinamos a fuego lento removiendo constantemente hasta que se vayan fundiendo.
  • Agregamos la nata y seguimos cocinando hasta que la salsa espese a nuestro gusto, a más tiempo, más espesa.
  • Rallamos un poco de Trufa en la salsa de queso. Reservamos.

3. Ponemos aceite a calentar en una sartén, añadimos un poco de ajo picado.

4. Añadimos los tomates cherry cortados en cuartos, salamos al gusto.

5. Finalmente montamos el plato poniendo los ñoquis que bañaremos con la salsa de queso y decoramos con Trufa laminada y lascas de queso. También he puesto unas hojas de orégano fresco.  Opcionalmente puedes poner un poco de aceite trufado.


 

Imprimir artículo

lunes, 7 de diciembre de 2020

Hace algún tiempo os dejé algunos consejos para aprovechar la trufa al máximo.  Os recomiendo la lectura de ese post pinchando aquí.

Hoy ampliamos ese artículo gracias a Nachete, un amigo de Facebook que me ha enviado unas maravillosas Trufas de Teruel.


 

Aceite trufado en frío.

Simplemente hay que introducir una trufa de unos 20 grs. en un litro de aceite de oliva. Dejamos macerar al menos 24 horas y guardamos en la nevera.

Este aceite podemos usarlo para ensaladas, pasta, vinagretas, tostas…

 

Aceite trufado en caliente.

La única diferencia con el anterior es que aguantará un poco más de tiempo.

Ponemos aceite en una cazuela, añadimos la trufa y calentamos teniendo cuidado de que no pase de los 80º durante hora y media. La trufa podemos aprovecharla para hacer una rica tosta.

En ambos casos es muy importante tener en cuenta el tiempo ya que aunque el aceite se conserva en perfecto estado durante meses, al introducir un elemento diferente, en este caso la trufa, las condiciones cambian y hay riesgo de botulismo, por ello debemos consumirlo pronto y siempre guardar en la nevera.


 

Imprimir artículo