martes, 15 de septiembre de 2015

Reflexiones otoñales 2015



No es la primera vez que en alguna de mis entradas hablo sobre los incendios y su relación con las setas y muy a mi pesar, probablemete  no será la última.

Este año,  hemos tenido un verano terrible, miles de hectáreas de bosques quemados, lugares de inigualable belleza destruidos, familias que han tenido que abandonar sus hogares, medios humanos y técnicos que han luchado día tras día contra esta plaga que por momentos parecía no querer abandonarnos, años y años que tardarán en regenerarse los montes.

El coste es muy alto, no sólo económico, que también, flora y fauna destruida por las llamas que implacables avanzaban dejando tras de sí un paisaje desolador.



Cuando se quema un bosque, todo un ecosistema maravilloso desaparece con el, árboles, arbustos, plantas, animales, y por supuesto SETAS. ¿Cómo se puede permitir que esto suceda año tras año?



Constantemente se dice que los incendios se apagan en invierno  y es cierto, pero lo que para muchos está claro, para los que pueden solucionarlo no lo está tanto. El progresivo abandono de la ganadería ha hecho que los montes se llenen de maleza que cuando llega el verano ayuda a que las llamas se propaguen con facilidad,  de una u otra manera todos somos en cierto modo culpables.

Somos culpables de no denunciar, somos culpables de no exigir más a los políticos, somos culpables cada vez que abandonamos basura en el bosque, somos culpables de no cuidar el tesoro que tenemos en nuestras manos y que poco a poco estamos destruyendo.

Cuando este otoño acudáis a alguno de esos setales maravillosos que desde hace mucho tiempo os ofrece esa secreta y buscada recompensa que perseguimos con entusiasmo  y encontréis solo ceniza, cuando hagáis una de esas caminatas tan gratas para observar los colores del otoño y solo veáis troncos quemados, cuando el olor a ceniza tras las primeras lluvias os llene vuestras pituitarias, cuando  nuestros ojos observen toda esa destrucción, quizás, tan sólo quizás comencemos a pensar en que algo tendremos que hacer para evitar todo este desastre.


Galicia posee la mitad de la superficie forestal de toda España, se supone que una de las obligaciones de cualquier gobierno es la gestión ordenada y racional del territorio; pues bien, en los últimos años hemos asistido al espectáculo de ver como al mismo tiempo en que las cumbres de nuestras montañas se llenaban de aerogeneradores, miles de toneladas de biomasa ardían sin control. Los prados que eran el sustento del ganado que alimentaba infinidad de industrias lácteas se abandonan al no garantizarle un precio mínimo a los productores que actualmente no cubren gastos. Importamos leche de Francia mientras se abandonan las actividades tradicionales y sostenibles que han sido el medio de vida en el rural durante generaciones y como consecuencia de todo ello, lo único que produce el campo es combustible para el verano.

De los políticos que padecemos, solamente hay una cosa que me indigna más que su incompetencia…, su estupidez y falta de sensibilidad.

Tal vez alguien piense que poco o nada se puede solucionar individualmente, por mi parte, una vez más, a través de este pequeño rincón trataré de que estas palabras lleguen no sólo a los que amáis y disfrutáis la naturaleza sino también a otras personas.



En nuestras manos también se encuentra la solución, no nos cansemos de hablar sobre ello, denunciar, debatir y compartir. De nuevo, quizás, tan solo quizás, podamos hacer que las nuevas generaciones puedan llegar a contemplar, sentir, vivir y disfrutar el placer de un paseo por el bosque, ya sea para la búsqueda de SETAS o simplemente para su contemplación.

Ojalá que este sueño compartido algún día se convierta en realidad.
 Feliz otoño


Imprimir artículo

6 comentarios:

  1. Conchi, como amante de la naturaleza en todas sus formas, pienso exactamente lo mismo que tu, me duele en el ALMA cada noticia de un incendio y la poca conciencia que cala en las instituciones, que planeta vamos a dejarles a nuestros hijos, uffff, no quiero ni pensarlo. Besos guapa

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho esta entrada Conchi. Al vivir en el rural y sentirme tan parte de el, me duele en carne propia todo lo que implique su destrucción y su descuido. Nunca es suficiente expresar desde cualquier foro y de forma insistente lo que nos estamos cargando poco a poco.Me encantan las setas y ,más aún, me encanta ir a recogerlas o simplemente pasear por el bosque e ir a contemplar como crecen.En Camos,en mi casa, suelen crecer de forma slow y desordenada algunas especies (por desgracia no comestibles) pero cada Otoño cuando empiezan a asomar algunas me siento muy feliz. Ojalá se cumpla.Feliz y slow Otoño ,curriña.

    ResponderEliminar
  3. Encantada de conocerte. Me encanta tu blog, no soy una apasionada de las setas, pero viendo esto, me estoy haciendo gran fan de ellas. Encantada. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Me han gustado mucho tus objetivas y sentidas reflexiones Conchi, te conozco lo suficiente para empatizar sobre lo que sientes sobre esta "triste y repetida historia anual" y no puedo menos que compartirlas porque Galicia se merece que de una puñetera vez tomemos TODOS conciencia de los daños irreparables que le estamos causando por acción, ausencia de empatía u omisión.

    Bicos Maestra.

    ResponderEliminar
  5. Como se me habia pasado esta entrada Conchi, si es lo mejor que he leido. Que mentes mas retorcidas y negras, que no se, ni comprendo que es lo que pueden sacar de esto todo, que ignorantes si se estan haciendo daño a ellos mismos y quien lo pude hacer no mueve ni un dedo, bsss

    ResponderEliminar

Me encantará saber tu opinión.
Gracias por tu tiempo.