lunes, 21 de julio de 2014

Atún con shitake en salsa de soja


Esta es la primera receta que publico tras mi reciente viaje a Japón, influida por su gastronomía de la cual os hablaré más ampliamente en unos días.
Aprovechad   que estamos en temporada de  atún para cocinarla.
Pequeños y exquisitos bocados, apropiados para desempolvar los palillos y disfrutar de un plato ligero, sencillo, con toques exóticos y fácil de realizar.



Ingredientes:


  • Atún
  • Setas Shitake
  • Salsa de soja
  • Rúcula
  • Tomates cherry
  • Sésamo
  • Sal
  • Aceite de oliva

Elaboración:

1.  Ponemos los tacos de lomo del atún a macerar en salsa de soja durante tres horas.
2.  Una vez macerado, marcamos ligeramente a la plancha por todos los lados.
3.  Al mismo tiempo salteamos las setas en un poco de aceite de oliva, he usado Shitake secas previamente rehidratadas durante una hora. Hifas da  Terra las comercializa de cultivo propio, os las recomiendo.
4.  Tostamos las semillas de sésamo.
5.  Cortamos el atún en lonchas de 1 cm.
6.  Emplatamos acompañando de una ensalda de rúcula y tomates cherry. Salamos y aliñamos al gusto, añadiendo las semillas de sésamo que nos aportarán un punto crujiente.



Imprimir artículo

lunes, 14 de julio de 2014

Setas en Japón



Esta será la primera entrada que dedico a mi viaje a Japón y como no podía ser de otro modo hablaré sobre algunas de las setas que  vi y que comí, seguro que alguna se queda en el olvido ya que no es fácil procesar y  seleccionar la inmensa cantidad de fotografías realizadas.

Deciros que este ha sido uno de mis mejores viajes y destacar la amabilidad de los japoneses,  siempre  había alguien que te auxiliaba y ayudaba en el momento en que estabas empezando a perder los nervios al no entender las indicaciones y saber la dirección que tomar para llegar a uno u otro lugar, por todo ello mi más sincero agradecimiento y cuando veáis un japonés despistado por la calle, por favor, acercaos y ayudadle, a ver si somos capaces de transmitir que en nuestro país también hay personas que se preocupan por los demás.

En los días que pasé en Japón pude observar que las setas es uno de los productos que más gustan y que acompañan todo tipo de platos, y aunque no tuve tiempo de ir al bosque, en los jardines y mercados si encontré setas.

El primer hallazgo fue en pleno centro de Kioto, en un gran parque cercano a un santuario sintoísta. Unas preciosas Orejas de Judas ( Auricularia auricula-judae) crecían en grandes troncos.


La siguiente ocasión fue en Tsumago, un pequeño y precioso pueblo en el que vimos una enorme Ganoderma que decoraba la entrada de una casa.


También en Tokio, en el jardín del hotel encontramos varios tipos de setas silvestres.





Con respecto a los mercados os dejo una pequeña muestra de las múltiples y   variadas setas que había a la venta, tanto frescas como secas y también envasadas, incluso vendían té de hongos, como podéis observar todas perfectamente etiquetadas y empaquetadas. 










En muchas de las cartas había setas, fundamentalmente shitake (la reina de las setas en Japón). Las tomamos en tempura   , acompañado carnes que se cocinaban en pequeños fuegos individuales, rellenas….. un sinfín de preparaciones.








Por lo poco que pude aprender,  comúnmente los champiñones reciben el nombre de setas, después están las Shitake y Enoki, de este último compré una bolsita deshidratada con  la que haré algún rico plato.

 Las setas que encontré a la venta eran cultivadas, pero no me cabe duda de que también hay silvestres, quizás no era la época adecuada para encontrarlas.

Para finalizar y como curiosidad os dejo una foto de una indicación en Tokio que señalaba dirección Hongo, jajaja.


Seguro que se me quedan muchas fotos y cosas que comentar, con más tiempo actualizaré la entrada para añadir y completar.




viernes, 13 de junio de 2014

Croquetas de Boletus y gambas



Las croquetas de gambas son un clásico en nuestras casas, en los últimos años también han empezado a reclamar su lugar las de setas. Pues bien, aquí tenéis un dos en uno, unas fabulosas croquetas caseras de gambas y Boletus que gustarían hasta al mismísimo Chicote.
Una buena forma de aprovechar los B. aestivalis que están en su mejor momento.
Recordad que podéis congelarlas y disfrutarlas más adelante, un aliciente más para ponernos manos a la masa. 


Ingredientes:

  •  200 gr. de setas.
  • 150 grs. de gambas peladas
  • Un diente de ajo
  • 800 grs. leche
  • 100 grs. de mantequilla
  • Harina
  • Nuez moscada
  • Pimienta
  • Sal
  • Huevos
  • Pan rallado 
Elaboración:


1.  Sofreír  las setas picadas en trozos pequeños y previamente lavadas,  poner a fuego lento hasta que suelten su jugo, agregar las gambas cortadas también en trozos, dejar un par de minutos más y reservar 


2.  Hacer una bechamel con la harina, leche, nuez moscada, sal  y una pizca de pimienta. 

3.  Añadir las setas y gambas a la bechamel, remover bien hasta que se mezclen todos los ingredientes. Dejar enfriar  en la nevera.


4.  Preparar las croquetas del tamaño y forma deseada, rebozar en pan rallado,  huevo y de nuevo pan rallado.  


5.  Freír en abundante aceite, colocar sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante y servir. 



Con thermomix

Los ingredientes serán los mismos que en la receta tradicional.
Sofreír  las setas picadas en trozos pequeños y previamente lavadas,  poner a fuego lento hasta que suelten su jugo, agregar las gambas cortadas también en trozos, dejar un par de minutos más y reservar 

Echamos en el vaso 50 grs. de aceite y 100grs. de mantequilla, programamos 3 minutos a temperatura 100º, velocidad 5. Agregamos la harina y programamos 2 minutos a temperatura 90º, velocidad 4. Incorporamos la leche, la nuez moscada y la sal. Mezclamos 10 segundos velocidad 8 y a continuación 7 minutos, a 90º velocidad 2 y media.
Una vez elaborada la bechamel incorporamos las setas, mezclamos con ayuda de la espátula, retiramos la masa y dejamos enfriar.

Preparar las croquetas del tamaño y forma deseada, rebozar en pan rallado,  huevo y de nuevo pan rallado.
Freír en abundante aceite, colocar sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante y servir.

Es conveniente rociar con un poco de aceite la parte superior de la masa para que no endurezca en exceso.

  Imprimir artículo