domingo, 12 de agosto de 2018

Calabacín relleno de carne y Cantharellus


Confieso que todos los años cuando me pongo con el huerto, me prometo no plantar más que un par de plantas de calabacín, pero son tan pequeñajas que al final siempre caigo y como mínimo planto cuatro, el resultado es que durante todo el verano se llena la casa de esta hermosa hortaliza que ves crecer de un día para otro, incluso diría que percibo su crecimiento de la mañana a la noche; y claro, toca inventar recetas para no caer en la consabida crema de calabacín con queso. 
 
Seguro que a la mayoría os ocurre lo mismo, y si no tenéis huerto siempre habrá algún familiar, vecino o amigo que os la ofrezca, pues bien, ahí va una receta de calabacín relleno, como veis he usado Cantharellus y Boletus ya que este años ha sido excepcional y las he encontrado en pleno verano, pero cualquier otra seta también puede servir.




Ingredientes:

  • Calabacín
  • Carne picada
  • Cantharellus u otra seta silvestre o cultivada
  • Cebolla
  • Salsa de tomate
  • Hierbas aromáticas
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:
 1.-Lavamos las setas, dejamos secar y reservamos.


2.- Cortamos y vaciamos los calabacines.


3.- Picamos un poco de cebolla y la carne de los calabacines.


4.- Sofreímos la cebolla unos minutos, añadimos la carne de los calabacines, cuando comience a reducir agregamos la carne picada, dejamos cocinar hasta que pierda el color a “crudo”.



5.- Salamos al gusto, ponemos un par de cucharadas de salsa de tomate y un vasito pequeño de vino blanco. Dejamos cocinar a fuego lento, agregando las setas y las hierbas aromáticas en el último momento.


6.- Rellenamos los calabacines e introducimos al horno durante 25 minutos aprox. 

Servimos acompañando de más salsa de tomate.



Imprimir artículo

miércoles, 1 de agosto de 2018

Setas de Ecuador

Durante mi corta estancia en Ecuador, tuve la fortuna de encontrar setas, algunas de ellas muy similares a las que aquí tenemos pero otras, totalmente diferentes.


Gracias a la ayuda de Antton Meléndez, he podido identificar las que no conocía, otras se quedarán sin nombre propio hasta que alguien se atreva, no es tarea fácil, lo sé, pero quizás con el tiempo lo logremos.


La gran mayoría las he encontrado en la zona del Amazonas, concretamente en las proximidades del río Napo, un afluente del río mencionado, más concretamente en la proximidades de Cotococha Logde, un lugar que os recomiendo por el encanto de sus cabañas, la amabilidad del personal y la buena gastronomía.


Aunque sean “las sin nombre”, he disfrutado viéndolas y fotografiándolas, e incluso charlando sobre ellas con mi guía en el Amazonas, de hecho algunas de ellas las he encontrado en su poblado después de ver cómo su madre elaboraba chicha e intentaba enseñarme a usar una cerbatana, creo que ha sido un intercambio justo, aunque seguro que si dependo del uso de la misma para cazar algún animal, me convertiría en vegetariana automáticamente.

                                   Coriolus versicolor


       
                                   Coriolus versicolor


    Coprinus diseminatus

 

 Coprinus disseminatus
                            Auricularia auricula-judae
 


                          Auricularia auricula-judae


Sin determinar 

 

                       Cookeina (Copita de vino)
 



                      Fomitopsis  o Ganoderma



                               
                               Marasmiellus




                              Marasmiellus


                                 Polyporus



                                 Polyporus






                                   Myxo???



                                
                                 Ganoderma




                         Ganoderma recinaceum




          Ganoderma lucidum (Pipa)




                           Sin determinar



                               Sin determinar

Sin determinar

 


                                Sin determinar




  Trametes pubescens



                        Pycnoporus cinnabarinus



                        

En los supermercados el champiñón cultivado forma parte de la dieta habitual pero en uno de ellos también encontré Suillus luteus deshidratados, lo cual me hace pensar, no sólo  se encuentra esta seta comestible sino también muchas otras, quizás algún día tenga la oportunidad de comprobarlo, nunca se sabe adónde ni cuándo te llevarán tus pasos, de momento me conformo con haber visitado este bonito país.



Imprimir artículo