lunes, 14 de julio de 2014

Setas en Japón



Esta será la primera entrada que dedico a mi viaje a Japón y como no podía ser de otro modo hablaré sobre algunas de las setas que  vi y que comí, seguro que alguna se queda en el olvido ya que no es fácil procesar y  seleccionar la inmensa cantidad de fotografías realizadas.

Deciros que este ha sido uno de mis mejores viajes y destacar la amabilidad de los japoneses,  siempre  había alguien que te auxiliaba y ayudaba en el momento en que estabas empezando a perder los nervios al no entender las indicaciones y saber la dirección que tomar para llegar a uno u otro lugar, por todo ello mi más sincero agradecimiento y cuando veáis un japonés despistado por la calle, por favor, acercaos y ayudadle, a ver si somos capaces de transmitir que en nuestro país también hay personas que se preocupan por los demás.

En los días que pasé en Japón pude observar que las setas es uno de los productos que más gustan y que acompañan todo tipo de platos, y aunque no tuve tiempo de ir al bosque, en los jardines y mercados si encontré setas.

El primer hallazgo fue en pleno centro de Kioto, en un gran parque cercano a un santuario sintoísta. Unas preciosas Orejas de Judas ( Auricularia auricula-judae) crecían en grandes troncos.


La siguiente ocasión fue en Tsumago, un pequeño y precioso pueblo en el que vimos una enorme Ganoderma que decoraba la entrada de una casa.


También en Tokio, en el jardín del hotel encontramos varios tipos de setas silvestres.





Con respecto a los mercados os dejo una pequeña muestra de las múltiples y   variadas setas que había a la venta, tanto frescas como secas y también envasadas, incluso vendían té de hongos, como podéis observar todas perfectamente etiquetadas y empaquetadas. 










En muchas de las cartas había setas, fundamentalmente shitake (la reina de las setas en Japón). Las tomamos en tempura   , acompañado carnes que se cocinaban en pequeños fuegos individuales, rellenas….. un sinfín de preparaciones.








Por lo poco que pude aprender,  comúnmente los champiñones reciben el nombre de setas, después están las Shitake y Enoki, de este último compré una bolsita deshidratada con  la que haré algún rico plato.

 Las setas que encontré a la venta eran cultivadas, pero no me cabe duda de que también hay silvestres, quizás no era la época adecuada para encontrarlas.

Para finalizar y como curiosidad os dejo una foto de una indicación en Tokio que señalaba dirección Hongo, jajaja.


Seguro que se me quedan muchas fotos y cosas que comentar, con más tiempo actualizaré la entrada para añadir y completar.




3 comentarios:

  1. Este viaje tuvo que ser toda una experiencia! No me veo yo en Japón con el problema que debe implicar e idioma, es un mundo por descubrir para nosotros, poseen una cultura inmensa! Buen sitio para encontrar setas eh!! Bueno y allí no descubriste alguna propiedad de ellas para la salud que te haya sorprendido o no supieras? Porque creo que los Japoneses comen lo que consideran beneficioso para obtener una larga vida... no es así? Un besazo y me alegro de que lo pasaras tan bien! Y estoy deseando que sigas contando cositas y ver muuuuchas más fotos!!!

    ResponderEliminar
  2. Madre mía esto es perderse en el mundo de las setas, deseguro que fue un viaje inolvidable.bikiños

    ResponderEliminar

Me encantará saber tu opinión.
Gracias por tu tiempo.