martes, 20 de septiembre de 2011

Laetiporus sulphureus en salsa

Laetiporus sulphureus es una seta espectacular, por su color, su tamaño y su habitat, de fácil identificación,  una vez vista, nunca  la podrás olvidar ni confundir con otra, tanta es su personalidad y fuerza.

Recuerdo perfectamente la primera vez que me topé con ella, aunque a decir verdad, el descubrimiento no fue mío. Un pequeño grupo de amigos, tras una buena comida, salimos al monte a dar un paseo, fue en el  2007, año nefasto para nuestros bosques ya que dada la escasez de lluvias apenas nacieron setas e incluso las asociaciones micológicas tuvieron que suspender sus exposiciones anuales, pues bien, ese día la más pequeña del grupo, Celtia, descubrió la seta en el tronco de un  roble, la sorpresa de todos fue mayúscula, fotos y más fotos, emocionados y encantados con el hallazgo, no necesitamos más, suficiente para darnos por satisfechos.


Desde ese día, y hasta la semana pasada no volví a tener un encuentro con esta maravilla. Considerada como comestible de joven y  bien cocinada, dicen que tiene sabor a pollo, aunque opino que  más por el aspecto que por el sabor. Un pequeño trozo me bastó para saborearla y degustarla, el resto sigue en el tronco del árbol creciendo y creciendo y si tengo suerte y la encuentro de nuevo en otro lugar, tal vez cocine una receta diferente.

La salsa que acompaña a la seta está inspirada en una que hace mi madre para acompañar los mejillones, realmente fácil, rica y buena.  Ahí va un dos por uno, la misma salsa para dos recetas: con setas o con mejillones, que cada cual decida.




Ingredientes:
·       Setas (Laetiporus sulphureus)
·       Pimiento rojo
·       Cebolla
·       Ajo
·       Pimentón dulce
·       Una puntita de guindilla (opcional)
·       Vino blanco
·       Una ramita de romero fresco
·       Aceite
·       Sal

Elaboración:
Limpiamos bien la seta, la partimos en tiras y reservamos.
En una sartén con aceite de oliva pochamos el ajo bien picadito, agregamos la cebolla y el pimiento cortados en trozos y dejamos cocinar a fuego lento, cuando se haya cocinado agregamos el vino blanco, la guindilla, el pimentón y las setas, esperamos hasta que las setas estén bien blanditas, si es necesario añadimos más vino, rectificamos la sal , decoramos con unas ramitas de romero y servimos.
Opcionalmente y según nuestros gustos podremos pasar la salsa por la batidora para que quede más ligada y homogénea,  cuestión de gustos y de tiempo.

Fotografía: José Manuel Delgado




10 comentarios:

  1. Lo que estoy aprendiendo contigo de setas, esta no la conocía de nada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. José Manuel:
    Sólo intento transmitiros un poquito de lo poco que sé, valga la redundancia. Es un mundo tan amplio, tan generoso y tan bonito que aunque tuviese cinco vidas tendría tiempo de aprenderlo todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Bueno me tengo que contentar con verlo en fotos, tiene un color precioso anaranjado,supongo que estará riquísimo.Besos.

    ResponderEliminar
  4. Conchi, es verdad que el aspecto, una vez cocinado, parece el del pollo. No conocía esta seta, tampoco, para variar... pero aprendo mucho. Un beso guapa

    ResponderEliminar
  5. Es verdad que parecen trozos de pollo.
    Tiene muy buena pinta, seguro que te la copio.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  6. Es curioso esta seta, pues yo creo que en CANTABRIA también se da,en la cantidad de bosques de robles que hay en el interior de la región. La próxima que vaya por uno de ellos lo tendre muy presente. LA RECETA TIENE UN ASPECTO ESTUPENDO.
    SALUDOS...PILAR

    ResponderEliminar
  7. Interesantísimo este post, las setas fabulosas, me quedo en tu casa.
    Muxuak

    ResponderEliminar
  8. Cocinera:
    Tienes razón, el color es precioso y visto en directo todavía más.

    Charo:
    Me gusta que aprendáis conmigo, jajajaja. El aspecto es tal cual, sin artificios.

    Thermo:
    Copia la salsita, la seta no sé si la encontrarás, en mis muchos años de monte sólo la he visto dos veces.

    Pilar:
    Ten en cuenta que nace en los troncos de los árboles y a veces a una altura considerable, ósea que a mirar al cielo, jajaja

    Rosa:
    Gracias y bienvenida, te espero por aquí.

    Besos y gracias a todas.

    ResponderEliminar
  9. Niña, mandé un comentario anoche, y me salió "Error 503". Así que, nada, aquí estoy otra vez para darte las gracias por todo lo que nos enseñas sobre setas. Me ha encantado esa foto de Celtia en el bosque.
    No creo que por aquí sea posible localizar esta seta. Quizá cuando vaya a Madrid, en una frutería que conozco, especializada en setas.
    Pero, en cualquier caso, la salsa es riquísima con cualquier otra.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Hola Morguix:
    Si yo te contara las veces que me pasa eso o algo parecido cuando os dejo mensajes, ufffffff, un agobio.
    Celtia está guapa, guapa, ahora ya es una jovencita que sigue igual de guapa o más.

    Besos

    ResponderEliminar

Me encantará saber tu opinión.
Gracias por tu tiempo.